DÉJALA LLORAR… NUNCA

No se cuantas veces en estos dos años habré escuchado esa frase, pero por desgracia más de las que me gustaría. Muchos piensan que a un bebé hay que dejarlo llorar para que no te manipule, para que no se quede contigo y para que no consiga su objetivo.

Yo siempre he tenido muy claro que no iba a dejar a llorar a mi hija, ni ahora con dos años y mucho menos cuando era un bebé tan pequeñito, que lo último que puede pretender es manipularte para que lo tengas en brazos.

Los bebés solo pueden manifestarse mediante el llanto, no tienen otra forma de expresión, y creo que es una crueldad dejar llorar a un bebé que aún no puede decirte lo que necesita, simplemente para que no se acostumbre a los brazos o por que no debe comer aún, si sólo han pasado dos horas.

Tampoco me parece bien dejar llorando a un niño de dos años, creo que si llora es por que esta frustrado, por el motivo que sea no se siente bien, y aunque con esta edad hay niños que se expresan con claridad, no dejan de ser muy pequeños y no saben gestionar sus emociones, igual que un adulto, y su única escapatoria es llorar e incluso patalear. Mi hija a veces se enfada y se pone a llorar, por que no capaz de subirse la cremallera del abrigo, para ella es importante (dentro de su mundo de una niña de dos años) así que la acompaño y la ayudo.

En nuestro caso, nunca hemos dejado llorar a Valentina, siempre hemos intentado saber que es lo que pasa y ayudarla. Ya fuera por que tuviera hambre, sueño o necesidad de contacto, siempre hemos tratado el contacto como otra necesidad básica más, por que pensamos que las personas (de cero a 1000 años) tienen necesidad de tener contacto. Yo con 31 años, tengo la necesidad de darle un beso a mis padres cuando los veo, tengo la necesidad de que abracen cuando no me siento bien… Cuando veo a algún adulto que quiero llorando me preocupo y le doy mi cariño, y mucho mas si es mi hija, cuando llora (por el motivo que sea) la atiendo. Y nunca le resto importancia a lo que es importante para ella, si llora por que se caído y me pide la coja (aunque no haya hecho daño) la cojo y le doy mi cariño, y nunca le digo esa frase tan típica hacia un niño “No pasa nada”, para él si pasa y por eso llora, que no se haya hecho daño no quiere decir que no sea importante, para él si lo es y por eso llora.

Si es verdad, que la atiendo de forma diferente según por lo que llore, si es por que esta enfadada la atiendo e intento calmarla llegando a algún acuerdo con ella, o explicándole que no esta bien su comportamiento… Otras veces (las menos posibles) la atiendo de peores formas y le digo que esta mal lo que esta haciendo de malas formas, creo que a veces es muy difícil controlarse 100%. Pero estas veces, que pierdo un poco los nervios, al final consigo peor resultado y encima me siento fatal, por que le he levantado la voz a mi pequeña.

Cuando era un bebé pequeñito, con mas razón atendía a sus llantos, primero por que me parecía fatal dejarla llorar y además era incapaz de hacerlo. Aunque llorara tan a menudo que teníamos que turnarnos para sobrevivir al ritmo tan intenso al que no expuso, aún así, el lloro era inconcebible para nosotros. En nuestra casa creemos que un niño merece el mismo respeto que un adulto, y por eso respetamos los sentimientos y la forma de expresarlos, de nuestra hija. Y sobre todo intentamos ayudarla a que conozca esos sentimientos y a canalizarlos. Creemos que si respetamos sus sentimientos en lugar de ignorarlos, o lo que es lo mismo dejándola llorar que ya se le pasará, será mas positivo para ella por que se siente valorada y tranquila de expresar lo que siente. Y hoy día lo mismo te expresa su enfado con palabras, que te expresa un te quiero. Para nosotros ese te quiero vale millones.

No creo que sea malcriar el atender el llanto de tu hijo y mucho menos creo que un bebé intente manipularte. Creo que un bebé llora por puro instinto de supervivencia, por que no sabe hacerlo de otra manera. Cuando son mas grandes el llanto va siendo mas complejo, pero aún así, creo que un adulto debe apaciguarlo.

Yo (como todo el mundo) tengo días buenos y otros no tanto, y los que no lo son tanto, puedo llegar a enfadarme con el mundo, y tengo todo el derecho, ¿porqué un niño no lo tiene? Aunque hay días que terminemos con los nervios rotos por que no entendemos por que está de mal humor, pensamos que sus motivos tendrá y no sabe hacerlo mejor.

En casa, el tema del llanto ya es mucho menos intenso, desde que nuestra pequeña empezó a hablar y a poder decirnos que le pasaba. Ahora es capaz de decirme si le duele algo, lo cual me facilita mucho el trabajo de averiguar que pasa, de saber por que llora. Esto no quiere decir que no llore. Hoy mismo le he reñido por que estaba como loca jugando en el sofá (saltando, escalando, tirándose de frente…) y cuando por fin conseguí pararla, se ha puesto a llorar, por que quería seguir jugando.

Y como siempre, nuestro tema mas complicado, el dejarla llorar en la cuna para que aprenda a dormir sola. Nosotros nunca nos lo hemos planteado, y os aseguro que hemos pasado muchísimas noches en vela, que llevamos dos años y cuatro meses sin acostarnos antes de las una de la madrugada, pero ese método siempre nos pareció cruel. Y como siempre, después de mucho leer, nos alegramos mucho de no haberlo usado.

El muy conocido libro Duerme niño, es de los mas conocidos en nuestra sociedad, yo he escuchado muchas veces a las personas hablar de él y por supuesto recomendármelo (como si fuera mágico), por que a ellos les fue genial. Lo que no saben estas personas (si lo hubieran sabido supongo que no lo hubieran usado) que su hijo no esta aprendiendo a dormir, su hijo esta aprendiendo a que no le sirve de nada pedir ayuda, por que nadie va ayudarlo. Según el científico Eduardo Punset, el llanto de un niño en su cuna es equivalente al que siente a un adulto cuando es abandonado por su gran amor. El programa redes sobre el cerebro del bebé os lo recomiendo.

Yo soy muy seguidora de Carlos González y de Rosa Jové, y sobre este tema del llanto recomiendo el libro Dormir sin Lagrimas de Rosa Jové y el libro que Bésame mucho de Carlos Gónzalez. Yo personalmente los he tenido que comprar mediante internet, como nos suele pasar a las Mamás de Pueblo, no tenemos a nuestra mano todo lo que nos gustaría. Tenemos a nuestra disposición los consejos de siempre, que no son siempre válidos, por que entre otras cosas esos consejos eran para otra época, para otro mundo que ahora no existe, y otros por desgracia son equivocados, el “déjalo llorar” es uno de ellos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s