A las futuras mamás

Ya cuando nos quedamos embarazadas empieza a cambiar nuestra forma de ver muchas cosas, empieza a cambiar nuestro discurso sobre el embarazo y la maternidad. Las cosas hasta que no se viven no se sabe como vamos a reaccionar, y creo que el embarazo, pero sobre todo la maternidad es una de esas cosas.

Muchas hemos pensado alguna vez cuando hemos visto a un mujer embarazada: “Está embarazada, no está enferma”, y es verdad el embarazo no es una enfermedad, pero hay veces en que el embarazo tiene riesgos, por el motivo que sea, y la mujer tiene que comportarse como una enferma. Otras veces el embarazo hace que te sientas enferma, las nauseas, el cansancio… Pero dentro de la normalidad, el embarazo es una etapa inolvidable y mágica para una mujer.

Para mi ha sido uno de las etapas de mi vida mas bonita, donde (quitando algunas molestias) mejor me he sentido, en definitiva es una etapa que nunca olvidaré. Para mi fue mágica la sensación de tener a mi hija creciendo dentro de mi, el poder sentirla, el saber que nosotros la habíamos creado… A veces casi ni me lo creía.

Y lo mas increíble de todo fue verla por primera vez, ahí fue donde cambio por completo. Mi persona, mi corazón, mi vida, todo se transformó para alojar a esa pequeña personita, para cuidarla y quererla. Nunca se me olvidarán esos ojos tan abiertos, queriendo conocer el mundo al que había llegado.

Cuando te conviertes en mamá, hay muchas cosas que cambian y a las que tienes que hacerte poco a poco, vas cogiendo tu rutina, y lo que al principio te parecía un mundo, con el paso de las semanas se va volviendo de lo mas normal. Yo hay veces que ni me acuerdo como era mi rutina antes de nacer mi pequeña.

Cuando te conviertes en mamá, justo cuando sostienes a tu bebé por primera vez te inundan una cantidad de sentimientos, que no eres capaz de controlar, y lo mejor que se te ocurre es llorar, dar besos a tu bebé y susurrarle lo mucho que lo amas y como vas a estar siempre junto a él.

Tras ese momento mágico, vienen otros que no lo son tanto, pero sobre todo sigue tu instinto y no te dejes llevar por lo digan los demás, los cuales te abrumaran con sus experiencias, o las experiencias de la vecina de su tía. Ahora no es el momento para agradar a nadie, es el momento de dejarte llevar por ti, por tu nuevo instinto, el cual te va a guiar mejor que nada, déjalo que se apodere de ti, seguro que lo harás muy bien.

Cuando seas mamá, conocerás también nuevos miedos y agobios, que si no se agarra al pecho, que si no tengo suficiente leche… eso son los primeros días, los agobios relativos al cuidado del bebé, que parecen tan sencillos que todo el mundo se ve con el derecho a opinar. Creo que todo el mundo es el mejor padre, hasta que lo s realidad, a ahí nos damos cuenta de que no es tan fácil, pero que somos capaces de hacerlo sin tantos consejos. las primeras semanas se necesita ayuda, pero sobre todo se necesita respeto, mucha tranquilidad e intimidad.

Cuando seas mamá, entenderás que tus amigas, las que fueron mamás antes que tú, no se perdieron cuando fueron madres, sino que se encontraron a sí mismas. Las prioridades cambian, ¿y cómo no van a cambiar? Ahora tienes una vida que depende de ti, ahora no eres tú quien controla tu tiempo. Y valorarás mucho a esas personas que sean capaces de acoplarse a ti, a tu bebé.

Cuando eres mamá, hay momentos que dan miedo, pero lo mejor es que sobre todo la maternidad te regala momentos buenos, por fin tienes entre tus brazos a tu bebé, y solo quieres mirarlo, besarlo y olerlo.

Ahora aprendes a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, su primera sonrisa, la primera vez que sales de paseo, su primer corte de pelo, en fin, sus primeras veces. Todas ellas llenan de satisfacción a la familia, y esto hasta que no eres mamá, no eres capaz de comprender la tremenda felicidad que produce cada pequeño paso de tu bebé.

Yo no hecho de menos salir de copas, ni de disponer de todo mi tiempo, yo he decidido ser mamá y dedicarme en cuerpo y alma a mi hija. Me encanta hacer cosas con ella, y disfrutar de todas primeras veces. Me siento muy feliz por no haberme perdido ninguna, por estar siempre a su lado y disfrutar en todo momento de ella. Me siento muy feliz de ser mamá, aunque soy otras muchas cosas, también soy hija, esposa, amiga… pero ahora todo ha cambiado, cada parte de mí se ha reubicado.

Amigas que estáis a punto (literalmente) de descubrir este apasionante mundo de la maternidad y a las que estáis un poco mas lejos, pero ya en camino. Disfrutad de vuestro nuevo yo, de vuestra nueva familia, de cómo todo va volviendo a su nuevo lugar (desde los kilos, hasta las amistades). Sobre todo disfrutad de vuestro bebé, crecen demasiado rápido, y esta etapa no vuelve. Es una etapa preciosa.

Es la etapa mas feliz y mas cansada de vuestra vida, es una prueba para la pareja, para las amistades, y tendrás algún que otros choque con tu familia mas cercana, por que todos estarán dispuestos a opinar, y normalmente esas opiniones suelen ser contrarias a la tuya.

Amigas, casi mamás primerizas, pocas veces escuchareis, que lo estáis haciendo genial, pero yo estoy segura de que será así, de que lo haréis genial. Yo también lo hice y lo sigo haciendo, me lo creo y me lo digo, por que pocas veces lo escucho, pero solo tengo que ver a mi pequeña.

Serás las mejor Mamá de pueblo, para tu hijo, de eso estoy segura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s