Sentimientos: soledad

Cuando eres Mamá de Pueblo, tu vida cambia por completo y en muchas ocasiones te sientes muy sola, pero poco a poco vas retomando tu vida. pero cuando eres Mamá de Pueblo y a ello se une la Alta Demanda, es mucho mas difícil y esa sensación de soledad hay veces que te satura el ánimo.

Como siempre digo, la Alta Demanda es un tema muy complicado para el que lo vive, y por lo que veo, es muy complicado de entender para el resto. Entiendo que hay cosas que hasta que no se viven, no se comprenden. Pero desde que aquí hago una llamamiento de empatía hacia las familias, y en especial con las madres que tenemos un Alta Demanda en casa.

Cuando tienes a tu bebé tu ritmo de vida cambia, a todos nos cambia de una forma inevitable, y creo que muchas nos sentimos solas, la maternidad no es fácil. Pero poco a poco, vas saliendo a dar un paseo con tu bebé, a tomar un café, o incluso almorzar y después un café. No sales con la misma tranquilidad que antes, por que para empezar tienes mil cosas que organizar antes de salir. Pero sales y lo disfrutas. Con un AD esto es casi imposible, si te atreves a hacer algo de esto, es con alguien de mucha confianza, que te de tranquilidad y comprenda (aunque sea un poco) tu situación.

Las personas cercanas ya no cuentan tanto contigo, incluso ves menos a tus amigas mas cercanas, pero en el caso de la AD, directamente la mayoría de la gente se olvida de ti, ya no eres una más. Te toman por una madre exagerada, por una madre que se ha vuelto loca y que no es capaz de hacer nada como sea a la medida de su hija, que se cree el centro del mundo.

Con un bebé de AD es imposible sentarse mas de cinco minutos, por lo tanto el quedar para tomar un café o almorzar, es una ardua tarea. Prefieres, o mejor dicho no te queda otra, si quieres salir de casa, tiene que ser con alguna actividad que implique movimiento, sino olvídate. No todo el mundo esta dispuesto a hacer un pequeño esfuerzo (aunque sea de vez en cuando) y salir contigo a dar un paseo, en vez de tomar un café.

Comprendo que no todo el mundo se sienta cómodo, ante un bebé que siempre se muestra insatisfecho y que necesita tanta atención por parte de sus padres. Un bebé que no está ni cinco minutos en una hamaca, en el carro o en la minicuna. Un bebé que no hace siestas superiores a 20 minutos… Yo entiendo que es una situación complicada que no todo el mundo puede ni tiene por que aguantar.

Por todo esto y mucho más, te ves muy sola en muchas ocasiones. Pocas veces te llama alguien, por que se da por dispuesto que no vas a poder ir y que si vas, ya no eres la persona de siempre, ya no aportas igual. Las pocas veces que alguien cuenta contigo, seguramente no puedes ir, y si vas seguramente te tengas volver.

Ahora te sientes cansada y frustrada, y encima no tienes con quien hablar. Estas todo día con una pequeña persona pegada a tu pierna que llena tu vida de felicidad, pero eres algo más que madre, aunque en muchas ocasiones cueste tanto verlo. Por supuesto, soy madre por encima de todo, pero antes también era otras cosas, y entre ellas, era amiga.

Esta soledad ha venido acompañada de muchos juicios de valor, pero claro, si no eres capaz de comprender que es la AD, es imposible que comprendas como tengo que hacer las cosas. He tenido (y tengo que escuchar) muchas frases que no tienen sentido en mis días, he tenido que plantarme ante ciertas conductas hacia nosotros o mi hija que han estado fuera de lugar, he tenido de callarme ante comentarios hirientes, y otras veces he tenido que ofender para que dejaran de ofenderme a mi.

Ahora estoy siempre acompañada y me siento mas feliz que nunca, pero curiosamente también mas sola. La maternidad ha hecho que muchos lazos se rompan, que otros se aflojen y que pocos se suelden de verdad. La AD es muy difícil de explicar, es complicada de llevar y mucho más complicada de entender. Como Mamá de Pueblo de una pequeña AD, me he sentido y me siento muchas veces sola, pero ante todo me siento mamá.

Ante todo esto, tengo que decir que no cambio mi situación por nada, sé que son fases y etapas, que igual que vienen se van. Todo en esta vida es crecimiento y aprendizaje, y yo no paro de crecer a aprender junto a mejor regalo de la vida, mi hija.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s