La importancia de los amigos

Los amigos son algo indispensable en nuestra vida, algunos son amistades de toda la vida, del colegio, del instituto…otros vienen más tarde y se quedan para siempre y otros pasan un tiempo y después desaparecen.

De todos aprendemos algo nuevo, nos aportan nuevas experiencias y formas distintas de ver la vida. yo me quedo con todo lo bueno de todas las amistades que han pasado por mi vida, desde la que se fueron, hasta las que se han quedado formando parte de esa familia que elegimos.

Los que forman parte de esa familia que elegimos, son esos que no necesitan ser invitados para presentarse en tu casa, los que se autoinvitan a comer, los que conoces a su familia (que también son un poco tuya), esos que te presentas en su casa y da igual si están en pijama y con todo por recoger, esos que te conocen y que muchas veces con una sola mirada ya sabes lo que piensan.

Cuando te conviertes en mamá, muchos de esos amigos dejan de formar parte de tu día a día, e incluso poco a poco dejan de formar parte de tu vida. Normalmente son los amigos que aún no tienen hijos, ahora vivís etapas distintas y es muy complicado quedar, por que tus horarios han cambiado por completo. Ahora no sales de copas, o a tomar un café tranquila… actualmente sales al parque o a dar un paseo. La prioridad no la marcas tú, sino esa pequeña persona que ha vuelto patas arriba tus días.

Pocos son los que no te tachan de madre sobreprotectora, algunos ni siquiera entienden que no lleves tu vida de antes, no entienden que prefieras quedarte en casa acurrucada con tu bebé o que en vez de tomar un café quieras dar un paseo, o mas bien lo necesites. Piensan que te crees que eres la única que ha parido, que eres la única madre del mundo y que quieres tener a tu bebé en una burbuja.

Menos aún son lo que se quedan de verdad a tu lado, viniendo a casa por que no puedes salir, los que se adaptan a tus nuevos horarios solo para verte un ratito y para disfrutar también de tu hija, los que intentan comprender tu nueva situación, los que entienden un poco el lado complicado de la maternidad y simplemente te preguntan qué tal estas… los que se vienen a comer al campo, por que meterte en un bar es una verdadera odisea.

Como dije antes me quedo con bueno, me quedo con los amigos de verdad. Muchas veces he escuchado que los amigos de verdad se ven en los momentos malos, pero yo creo lo contrario. Creo que en tus momentos buenos es donde se ve de verdad a la gente que te quiere, la gente que es capaz de alegrarse por ti, de vivir contigo tu felicidad, de acompañarte y de demostrarte que tu felicidad también es la suya.

No se me olvida, el jueves que me dijeron que tenía cesárea programada para el lunes, cuando una amiga me dijo que vendría a casa para que se me hiciera más corto el fin de semana. Para mi eso es de valorar, por que de verdad que el fin de semana se me iba a hacer muy pero que muy largo. El resto sí, se alegro por la noticia de que la pequeña estaría pronto con nosotros, pero sólo fue esa amistad (de las de verdad) la que quiso compartir conmigo esos momentos, sin que nadie se lo pidiera.

De hecho vino a casa el viernes, y se encontró con que estaba de parto, y se puso nerviosa como la que más, empezó a moverse por mi casa sin saber que hacer, y de repente me la encontré vistiendo mi cama de limpio para cuando llegara del hospital. Cada vez que me acuerdo de ese día, no dejo de reírme, por que ese rato antes de salir al hospital, fue un caos.

Me quedo con esas amistades que fueron al hospital a conocer a mi pequeña y a verme a mi, que vinieron a mi casa y no esperaron a que les pusiera un café, sino que se los hicieron ellos mismos.

Me quedo con esas amistades que han estado siempre al pie del cañón, que nos han ayudado, que nos han demostrado su amistad, de muchas maneras. Pero principalmente nos han entendido y querido, no nos han juzgado. Simplemente han estado ahí, esperando a que nos hiciéramos a nuestra nueva vida, nos han respetado y nos han querido.

Ahora después de dos años y medio, esas amistades de verdad han sido padres y madres, y algunos están en camino. Solo quiero decirles desde aquí GRACIAS, no es fácil encontrar a personas como vosotros, algunos incluso os habéis convertido en los padrinos de nuestra hija, dejando claro lo importante que sois para nosotros.

Yo como Mamá de Pueblo, he aprendido a valorar la amistad desde otra perspectiva, para mi un amigo no es el que está siempre disponible para tomar un café. Es el que de verdad de preocupa por ti, el que te acompaña (de la manera que sea), el que te escucha, y sobre todo el que te quiere y sabe valorar también tu amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s