CRIANZA CON APEGO…FUNCIONA!

Aunque mi flamenca aún es pequeña, creo que ya puedo sacar algunas conclusiones sobre esta crianza que hemos elegido para ella, y para nosotros. La base fundamental de esta crianza es que el cuidador responda a las necesidades del bebé, aceptando sus sentimientos, proporcionándole consuelo y seguridad.

Ya en otra ocasión he hablado sobre este tipo de crianza, sobre si su nombre es el mas adecuado o no, y que crea controversia, tanto por su denominación como por lo que predica. El caso, es que muchas personas están equivocadas sobre ella, ya que no se trata de criar niños consentidos, mimados y sin límites.

En nuestro caso esta funcionando realmente bien, tras dos años y nueve meses estamos viendo grandes resultados positivos. Nunca creí que de una bebé tan inquieta, llorona e irascible… iba a crecer una pequeña niña encantadora, sociable, segura y si inquieta, eso no hay quien lo cambie, su energía a raudales.

Muchas, muchísimas veces escuchamos críticas de cómo hacemos las cosas con nuestra pequeña, que si le prestamos mucha atención, que si la dejemos llorar, que no le echemos cuenta, que la cogemos mucho en brazos, que nos manipula… a lo cual ya hemos aprendido a hacer oídos sordos. Simplemente ya no escuchamos ese tipo de comentarios, por que quien lo hace, normalmente no es capaz de respetar este tipo de crianza o no tiene hijos. Así que nada, que cada uno haga como mejor crea, que nosotros lo haremos a nuestra manera.

Y nuestra manera es siempre desde el cariño y el respeto, si respetamos a nuestra hija, la escuchamos, y no la obligamos a hacer nada que no quiera. Esto último puede sonar a que la niña hace lo que quiere, pero no es así, cuando decimos algo hay que hacerlo, pero si es verdad que a veces se puede ceder un poco, y así evitar malos ratos y darle seguridad a nuestra pequeña. Por ejemplo para cosas cotidianas, el baño es una de ellas, pues cuando llega la hora de bañarse y no quiere hay veces que a dejamos jugar un rato más. Pero otras si dejamos que ella decida, y ¿sabéis que? Que lo hace!!

Ella misma decide sus cosas importantes, como cuando dejar el pañal, dormir en su habitación o soltar el chupete. Y si señor, ella lo va decidiendo y nosotros la apoyamos y acompañamos, y aunque parezca mentira, nos funciona. Hace casi un año decidió que ya no quería usar pañal y lo consiguió. Y hace dos días nos dijo que ya era mayor para dormir en la cuna (de colecho) y que quería dormir en su cama, en su habitación solita, y así ha sido. Seguimos el mismo ritual, pero ahora duerme solita y casi del tirón, si familias con un AD en casa, casi del tirón.

Hemos respetado sus ritmos y la hemos acompañado siempre, nunca la hemos obligado a hacer nada que no quiera, y por ella misma ha tomado la iniciativa. Así ella siempre se ha sentido segura por que ha tomado ella la decisión y por que mamá y papá han estado a su lado. Nunca la hemos obligado, no la hemos hecho pasar malos ratos para que fuera a su cama, nunca hemos seguido ningún sistema de adiestramiento para dejar el pañal o para enseñarla a dormir. Por que estamos seguros de que todo llega y de que cada niño tiene su propio ritmo, y si le damos la seguridad que necesita poco a poco ira tomando las decisiones por si mismo.

Y tras estos casi tres años, no solo lo creemos sino que ahora (en nuestro caso) podemos decir que funciona. Hemos colechado, porteado, nunca hemos usado la violencia ni los gritos, hemos respondido ante las necesidades de nuestra pequeña, y aunque hemos sido muy criticados, tenemos antes nosotros una pequeña completa, segura y que es capaz de tomar grandes decisiones, claro, las adecuadas a su edad.

No quiero decir con esto que ella lo elija todo y que no tenga límites, en absoluto, tiene límites y normas que seguir, y cuando no las cumple, vienen las consecuencias, pero estas nunca serán el castigo y mucho menos castigo físico. Primero vienen las consecuencias naturales, sino comes después tendrás hambre o si no duermes después vas a tener sueño. Pero nunca la ridiculizamos, ni la castigamos, ni usamos la típica cachetada… y por estas cosas nos tachan de padres permisivos y que miman a su hija.

Usamos mucho la inteligencia emocional para intentar entenderla y ayudarla, creemos que un niño se porta mal no lo hace por fastidiarnos, lo hace por que no se siente bien y es su forma de manifestarlo. Aquí intentamos comprenderla, además de manifestarle que su comportamiento no nos gusta. Cuando ya ha pasado el punto mas alto de mal humor, hablamos con ella y le explicamos que existen otras formas de decirnos lo que le pasa, sin necesidad de enfadarse.

Nunca la hemos dejado llorar, ni cuando era un bebé ni ahora que ya no lo es. Al igual que si viera a mi amiga llorando, iría inmediatamente a ver que pasa y a intentar ayudarla. Y alucina! cuando le presto atención por que esta llorando, siempre le pasa algo, ya sea que se ha hecho daño o que quiere hacer algo que no le sale. No llora para manipularme y si, claro que llora por que necesita atención y es una de las formas que tiene de pedirla. Aunque ahora que habla, me dice “mamá cushame”.

A pesar de no ir a guarderías, es una pequeña muy sociable, que se acerca a los niños para presentarse y ponerse a jugar, a pesar de que pasa todo el día con nosotros, cuando lo necesitamos se queda con los abuelos sin dificultad, a pesar de cogerla mucho en brazos cada día los necesita menos (soy yo la que le pide cogerla un rato), a pesar de practicar colecho ella misma ha querido ir a su cama solita…

Podría escribir muchos a pesar de… pero mejor me quedo con que este tipo de crianza tan criticada, da muy buenos resultados, en nuestro caso sin duda alguna. Eso de que dicen que se crían niños mimados, sin límites y siempre metidos en las faldas de mamá, deciros que os equivocáis, se crían a niños seguros de si mismos, fuertes, que son capaces de tomar decisiones, que marcan su ritmo, cariñosos y muy empáticos.

Nosotros siempre hemos luchado, a pesar de las críticas por hacerlo a nuestra manera, la manera de la crianza de apego, la crianza criticada por que se respeta al niño, cuando según dicen “el niño es a lo que tu lo acostumbres”… Pues nosotros queremos acostumbrar a nuestra hija a que puede tomar sus propias decisiones, a que la violencia y los gritos no son buenos y no tiene que tolerarlos ni darlos, a que la empatía es importante y el respeto hacia uno mismo y hacia los demás es imprescindible.

Yo como Mamá de Pueblo, me he sentido a veces insegura con esta apuesta, pero la verdad ahora no puedo estar mas segura de que estamos acertando. Mi pequeña evoluciona a pasos agigantados, es una pasada estar con ella, cada día te sorprende, te divierte y es todo amor. Y otra cosa, me sorprende como otras mamis me escriben y las mas cercanas me llaman, pidiéndome consejo sobre como hacerlo, por que se sienten inseguras pero quieren practicar esta crianza, por que como ellas me dicen, a nosotros nos funciona muy bien y la evolución de nuestra pequeña es genial.

Nuestra pequeña AD, es un claro ejemplo de que la crianza con apego funciona, aunque esto es como todo, no todos los niños son iguales ni todas las familias. A cada uno le funcionará su forma, pero por favor, dejemos de echarnos tierra encima, y respetemos lo que hacen los demás, y mas aún si funciona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s