DAR A LUZ, NO SIEMPRE HAY ELECCIÓN

Yo tuve que pasar por una cesárea para poder tener a mi hija en mis brazos, cada mujer la vive a su manera, al igual que los partos, que hay de todo. Para mi, fue la peor experiencia de mi vida, a pesar de que me dio a mi pequeña, lo pase fatal tanto a nivel físico como psicológico.

En la generaciones anteriores a la mía veo que no había tantas cesáreas como ahora, hoy día es algo normalizado, y veo como cada día se practican más, y a veces creo (desde mi honesta opinión) que se practican mas de lo necesario.

Tuve que someterme a la cesárea por que mi pequeña venía de nalgas, y en mas de una ocasión mi ginecólogo decía que antes los partos de nalgas de hacían, y que si que pueden tener sus complicaciones, pero que un parto de nalgas no tendría por que ser cesárea si o si. Si la madre y el bebé se encuentran en condiciones de realizar la labor de un parto natural, deberíamos tener la opción.

Incluso en el hospital, antes de entrar en quirófano, lo volvía a repetir y me dijo que yo podría dar a la luz de forma natural, pero que el protocolo se lo impedía, y que por lo tanto tenía que proceder a la cesárea. Yo si hubiera podido, lo hubiera intentado sin duda, me sentía segura con el equipo médico, llegue dilatada de cuatro centímetros y con el cuello del útero borrado, pensando que tenía gases.

No tenía dudas de haberlo intentado en el momento, y ahora que sé lo que implica una cesárea, más segura estoy de ello. No sé (por desgracia) lo que es hacer una dilatación completa, tampoco lo que es pujar, ni lo que es sentir salir a tu hijo de tus entrañas. Tampoco sentí el acompañamiento de alguien cercano en el momento mas difícil y feliz de mi vida, y tampoco sentí a mi hija en mi pecho nada mas nacer.

Lo que si sentí fue un quirófano frío, un miedo atroz, sentí como me ponían la epidural sin elección, sentí el agobio de esa manta de papel que te ponen justo debajo de la barbilla, sentí la soledad de no estar acompañada por alguien querido. En este último sentimiento quiero pararme, por que pedí por favor que no me ataran las manos, y no lo hicieron, pero lo que mas me ayudó fue esa persona que no me soltó la mano en ningún momento, que me hablaba, que me miraba a los ojos y me sonreía, que me tranquilizaba y que me acercó a mi hija en cuanto pudo. Gracias.

El no poder tener a mi hija en mi pecho nada mas nacer aún me duele, no pude sostenerla hasta la mañana siguiente. Recuerdo perfectamente esos lloros inconsolables nada mas la sacaron de mi vientre, como esos minutos mientras la miraba el pediatra, se me hicieron horas, mientras la escuchaba gritar. Tampoco se me olvidará como se relajo nada más la acercaron a mi cara, y como lo descubría todo con esos ojos tan abiertos.

Esa sensación aún me pesa, el no haber podido estar para ella nada mas nacer, por que mi cesárea se complicó, y tuvieron que sedarme un poco, así que no pude ni medio incorporarme ni nada, hasta la mañana siguiente cuando me dieron el visto bueno. Mi familia y mi marido, se hicieron cargo del bebé y de mi, yo recuerdo las primeras horas a ratos, me quedaba adormilada y cuando estaba despierta solo quería sentir mis piernas y el calor de mi bebé.

También tengo a amigas a mi alrededor que han pasado por una cesárea y no lo han vivido como yo, ayer mismo una de ellas me decía que ella si tuviera otro no le importaría pasar otra vez por lo mismo. No lo ha sufrido igual, no lo ha vivido igual, como he dicho antes, cada cesárea es un mundo y cada mujer y su situación también.

Yo dentro de mi ignorancia, creo que se abusa de las cesáreas, que el parto es mirado como un protocolo más donde la parturienta no tiene mucho que decir. Y creo que no debería ser así, pienso que la mujer está preparada para parir, todo esto siempre y cuando no haya ninguna complicación, siempre la valoración de los médicos y el control debe estar ahí. Pero esa valoración no debe ser la única, la madre también tiene mucho que decir, veo muchos partos programados, muchas partos inducidos, simplemente por que han superado la semana 40, pero no por que haya algún problema. Y yo me pregunto qué si no existe problema, por qué no esperamos a que la madre naturaleza hable.

Siento que me quitaron la libertad de parir, por que mi bebé venía de nalgas, no me dejaron, no me dieron la opción… y esa era la que yo quería, pero no puedo ser por que el protocolo así lo dice. Y supongo que lo dirá por algo, pero generalizar tanto en algo tan individual me parece demasiado. Para algunos casos supondrá un riesgo, pero no creo que sea para todos.

Soy de las que piensa que el parto debería estar mas humanizado, de que la mujer y su cuerpo saben como actuar, de que no hacen falta tantos procedimientos quirúrgicos, ni tantos medicamentos, y que falta intimidad, tranquilidad y respeto en momento del parto. Los avances médicos son necesarios, pero creo que en este caso se abusa, para que todo sea más rápido y fácil, que esta sociedad de prisas no has llevado a perder esa esencia del parto natural, del poder la mujer.

Yo como Mamá de Pueblo, he sentido coartada mi libertad como mujer de elegir, he pasado por una cesárea, que a lo mejor se hubiera podido evitar y por una recuperación muy dura. Y el peor rato de mi vida, ha dado como resultado lo mejor la misma, una niña sana, atrevida y cariñosa, que nos alegra los días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s