Acerca de

Mi afición por conocer para poder pisar sobre seguro me viene desde que soy pequeñita, cuando me involucro en algo (sea lo que sea) me gusta dar el 100% de mi persona, ya sea en las amistades, en bailar, en cantar, en preparar una fiesta… Y sobre todo en el amor y en la familia, ya me vuelvo (como digo en mi entrada) una verdadera friqui. Soy una persona bastante insegura y me cuesta trabajo hacerme escuchar, por eso esa ansiedad de conocer para poder sentirme mas segura y estas ganas de escribir (aunque se quede solo para mi).

Hace tres años me casé con el amor de mi vida, y hace dos fuimos padres de un pequeño torbellino llamado Valentina, del cual ya contaré largo y tendido, ahora quiero echar la vista atrás y recapacitar de donde vengo, de donde viene mi nuevo yo, mi yo más maduro, que es capaz de querer más y de involucrarse más aún en lo que hago. Creo que comienza cuando vi el test de embarazo positivo, cuando deje de fumar, cuando empecé a comer sano de verdad, en resumen, cuando ya no sólo vivía para mi, cuando mi vida dejo de girar sobre mi y empezó a pensar en otra personita, a la cual desde el minuto cero, quiero más  que a mi propia vida.

Mi embarazo fue de lo mas corriente, algunas nauseas, algún pequeño manchado (con él la baja en el trabajo y la no renovación de contrato), barriga cada día mas gorda, y una de las cosas que peor llevaba los “consejos” no pedidos y las vivencias negativas (propias o de alguna prima tercera que no conoces). Hay empecé a darme cuenta de lo que a nuestro entorno le gusta opinar, dar consejos o los que yo llamo historias de abuela, como que si tienes acidez el bebe va a tener mucho pelo, si la barriga es picuda va a ser niño…. Y un sin fin de historietas.

Yo opté desde el principio por la opción de cuidarme y prevenir, así que no comí jamón ni embutidos, no tomaba nada crudo fuera de casa, y tuve algunas precauciones más por el pequeño sangrado en el primer trimestre, todas nuestras decisiones tuvieron base médica y las mas personales las tomé después de informarme. Sentí que tenía que dar explicaciones por todo ya que se me cuestionaba, “pues jamón se ha comido toda la vida y aquí estamos”, “porque te comas una ensalada fuera de casa no te va a pasar nada”, que exagerada”, “el yoga, cosas de modernos y hippies”….

Todas esas intromisiones sumadas a mi inseguridad, dieron como resultado el comienzo de esta Mamá de Pueblo, muy friqui a nivel de beber información para sentirme mas segura, para saber qué hacer y como hacerlo, ya que (a veces con buenas intenciones y otras no tanto) las ayudas y consejos de las antiguas mamas de pueblo (algunas muy jóvenes por cierto) se han quedado, pues eso, antiguas y el lugar donde vivo no da muchas opciones de formación a parte de lo que se ha hecho toda la vida.

En resumen, con el comienzo de mi embarazo nace esta Mamá de Pueblo, una mamá un poco distinta, solo un poco, pero lo suficiente para sentirse muchas veces cuestionada y sola, y con esta imperiosa necesidad de contar todo lo aprendido (y lo que queda).